viernes, 18 de octubre de 2019

SÁNCHEZ Y LA ALARGADA SOMBRA DE SURESNES



Transcurrido el tiempo desde que apareció Pedro Sánchez en escena, hoy se muestra previsible como sus antecesores en la dirección del PSOE y más como presidente del gobierno. El error fue creerse que el partido nacido en Suresnes en el congreso fundación, que otra cosa no fue aquello –del que Alfredo Grimaldo asegura que había más policías de Carrero Blanco que militante socialistas–, todo vuelve a su sitio, al planificado en la localidad francesa y continuado con distintos dirigentes, pero todos sabiendo quién ostenta el poder.

Ahora, tras el fiasco de la investidura de Sánchez,  por la negativa de éste a formar un gobierno molesto para las élites, queda claro que las preocupaciones que llevaron a los desinformados barones de la derecha del PSOE, aposentados en sus feudos, y defenestrar a su secretario general, para evitar que pusiera en peligro sus estatus; por temor a que Sánchez pudiera romper los moldes establecidos en aquella creación tan bien elaborada en la ciudad cercana a París; y el imprevisible para ellos, que hiciera políticas socialistas que incomodaran a sus amos poderosos, carecían del todo de base. 

Como carecían de toda base los que se ilusionaron desde dentro del partido con un discurso que parecía nuevo y hasta rompedor con el pasado servil, cuando los militantes vieron que el hombre de la derecha, fabricado por los poderosos, González, hacía campaña en su contra, como el resto de los barones, apuntalando aún más la confianza de las bases en el "díscolo" nuevo secretario general que parecía haberse enfrentado como un solo hombre a todos los huracanes posibles que se podían esperar, por su atrevimiento (de un partido inventado que nunca debió llevar la S ni la O).

Los poderosos no dan puntadas sin hilo ni improvisan sus estrategias. Planifican el futuro con tiempo, mucho antes de que los mortales nos percatemos. Así fue como, cuando el dictador empezó a mostrar síntomas de decadencia; porque de no remediarlo –debieron pensar– podrían poner en peligro, llegado el momento, los grandes intereses fraguados con métodos sucios  durante la larga dictadura; intereses de aquí y de allende los mares. Además, se corría el peligro de que los españoles reivindicaran una democracia no deseada por el poder, con todos los atributos; preferían que llegara la democracia que pergeñaban con un "periodo largo de adaptación", como propuso el ministro fascista Fraga, no con la inmediata democratización de todos los estamentos del Estado, como de una forma disimulada ha sido; plena democratización que nos hubiera ahorrado la vergüenza de que un dictador siguiera con honores de estado, enterrado en un mausoleo creado por él, y que el franquismo siguiera incrustado en las instituciones años después de su muerte y con los favores a su familia, enriquecida por el dictador; o que policías torturadores fueran homenajeados y asistiera con toda normalidad a actos de la policía; al tiempo que miles de asesinados por la dictadura seguían en las cunetas. E incluso la posibilidad de que los ciudadanos reivindicaran el regreso de la República, asesinada por los mismos poderes que deciden hoy y han decidido siempre. En 22 años gobernando por los actores de Suresnes no tuvieron a bien desmontar la farsa y desfranquistizar España, sacar al dictador. Ahora se hace, que nadie lo dude, con el beneplácito de los poderes, porque sus intereses también lo recomienda. Todo lo demás, los recurso y más recursos son la parafernalia necesaria, una puesta en escena, que de otra forma hubiera pasado sin mayor discusión, por lo obvio de que un dictador salga del Valle de los Esclavos.

Como los poderes no improvisan se pusieron manos a la obra para que el cambio de régimen fuera todo lo lampedusiano posible, autoamnistía incluida, para que se mantuvieran los privilegios del franquismo, los privilegios de la Iglesia, además de que los responsables a todos los niveles de tanta tropelía salieran, no airosos, sino privilegiados. Además con el aditivo del nacionalismo, el cáncer para la democracia, con la que todos los partidos contemporizaron. Y lo más impropio y sangrante, que los partidos supuestamente de izquierdas fueron los que más se sentían cómodos con la lacra de la derecha nacionalista.

Y, aunque no era urgente porque el dictador aún tenía cuerda y apoyos, sobre todo de los yanquis que mantuvieron la dictadura, éstos y todo lo que representa ese poder invisible, pero absolutamente perceptible por sus consecuencias nefastas para las clases populares, sabían lo que tenían que hacer. 

Lo de Suresnes de inventarse un partido nuevo, pero apropiándose de la pasada  historia de un partido con raíces de muchos años, aunque ausente casi en la totalidad en el tiempo que duró la dictadura. Historia de la que carecían los protagonistas del nuevo invento; no fue una ocurrencia de unos cuantos señoritos como los González, los Solanas y tantos otros servidores del poder. 

Fue una obra de ingeniería muy bien elaborada, y como todas las obras de calado, con recursos, muchos recursos de todo tipo. Ellos, los que aparecieron de forma súbita llamándose socialistas, que nadie conocía hasta entonces como luchadores contra la dictadura, salvo muy honrosísimas excepciones, sólo fueron los actores de aquella puesta en escena. El libreto lo escribieron otros durante mucho tiempo. No lo improvisaron. Eligieron muy bien a los que habrían de ser los protagonistas de la escenificación.

Así hemos tenido unos señores que impúdicamente se hacían llamar socialistas, y que mucha gente, con el analfabetismo político de tantos años de dictadura, de terror, y silencio obligado, compró el discurso sin problemas. Algunos de aquellos personajes, con la misión cumplida, ya jubilados, se codean hoy con los grandes millonarios, que les proporcionaron asientos muy bien remunerados en Consejos de administración de grandes corporaciones –¿por qué será, por hacer políticas socialistas?–, a lo que la gente llama, "puertas giratorias", y que hoy siguen asegurándolas para sus futuros empleados, siempre y cuando el guión de lo importante de lo que se decide en los Consejos de Ministros, lo escriban ellos con trazos gruesos, y del mil formas desde la sombra, sin dar cuenta a los electores, porque no se presentan a las elecciones.

El que parecía un verso suelto en un PSOE burocratizado y de derechas, Pedro Sanchez, produjo algo que en las bases del PSOE ex-novo de Suresnes nunca se había producido: creó la ilusión de que de verdad, ahora sí, podían decir que su dirección era socialista, si Pedro se hacía con las riendas del partido. Y se movilizaron para llevar a buen puerto al que prometía "otro" partido diferente, de izquierdas, con todo el andamiaje de enfrentamiento con la derecha, que ilusionaba a las bases, pero también a la generalidad de las clases populares. 

Los barones, siempre atentos a lo que piensan los poderosos empezaron a ponerse nerviosos ante la llegada de un fenómeno que hasta entonces se antojaba imposible. Y parecía que por una vez los grandes planificadores no habían estado al tanto de lo que pasaba. Craso error. Su desinformación les jugó una mala pasada e hicieron el ridículo al no saber que todo estaba controlado. ¡Como siempre! 

Habían aparecido en escena otros actores tras el 15-M a su izquierda que había que neutralizar. Y eso no se podía hacer con un discurso llano y sin nervio, y sólo desde las cloacas del Estado, tras el desastre al que nos habían llevado sus políticas, idénticas a las de la derecha, en las cuestiones importantes. Era necesario un espejismo para que cuajara en las clases populares; al menos durante las "maniobras de ajuste", que fuera creíble. 

Como ya se hiciera antaño, desde Suresnes,  tenía que ser un PSOE, "renovado". Esto es tan viejo como la propia política: la aparición de algo que promete ser nuevo, sin la incertidumbre de que realmente los sea, para truncar el cambio necesario. Es decir, controlar los cambios con maquillaje nuevo, con políticas añejas.

"En el fragor del combate", como diría el clásico, Sánchez hizo declaraciones denunciando a los que le habían puesto trabas, fueran medios de comunicación, fueran los poderes económicos, que aparecieron como una sombra etérea, sin demasiado bombo, pero que cada uno interpretó a su manera, y los militantes, como valiente, vieron a su candidato dispuesto a enfrentarse a quien fuera si contaba con el apoyo de las bases. 

Venció, contra pronósticos –así lo pareció– en las primarias, se alzó como secretario general el descabalgado Sánchez, lo ayudó a convencer a muchos que debían emitir su voto en las primarías la "valentía" de sus declaraciones. No hay como aparecer como víctima de algo, para que la gente se incline por él, aunque sea falso.

Al ganarse las criticas de las vacas sagradas de todo pelaje, –así lo pareció entonces– como un solo hombre trataron de descalificarlo. Lo que ayudó aún más al candidato a que la victoria fuera mucho más rotunda, ante el desprestigio de los González, Guerras, o Bonos y demás personajes instalados en sus feudos. ¿Casualidad?  

Hubo barones de algunas autonomías que aseguraban que si Sánchez ganaba las primarias el partido sería otra cosa y que se iban del PSOE. Pero era pura farfolla. Porque ni se fueron ni Sánchez hizo lo propio: abrirles la puerta de salida de un partido que prometía ser otra cosa. Porque lo que hizo fue pactar con ellos que todo seguiría, más o menos igual, como así fue. Primer aviso de que aquello olía a pescado podrido.

Una vez Sánchez situado en el puente de mando, el primer paso se había logrado. Ahora había que rebobinar con cuidado, sin levantar la liebre, pero con claras señales a los que iban dirigidas; de cara a la galería empezó a haber un doble discurso, uno para la prensa amiga  y los dueños de esa prensa, y otro para los militantes que le habían dado el triunfo; pronto se vio que en realidad Sánchez no iba a hacer demasiados cambios que rompieran lo de siempre. Pero necesitaba otra puesta en escena: llegar al gobierno. Esto se lo facilitaron Unidas Podemos, en realidad los interesados en expulsar a Rajoy, cercado de corrupción. Recabaron la ayuda de la derecha nacionalista catalana. Se mezclaban intereses de partidos reaccionarios como los nacionalistas catalanes de la antigua CDC y ERC, el muy reaccionario carlista PNV, con los supuestos de la izquierda, de Unidas Podemos, ya encamados con el nacionalismo, sin la menor vergüenza.

Pero tampoco esto es una casualidad. Rajoy era un personaje amortizado para los poderosos hacía ya tiempo. El desastre de su gestión con los talibanes de la derecha catalana, así lo aconsejó. Pasar años con el desafío al Estado como presidente durmiente, sin  tomar las medidas necesarias hasta que ya era tarde para evitar el desastre, debieron aconsejar a los que mandan de verdad, lo urgente del recambio. Y eso sólo era válido si lo llevaba a cabo un señuelo de PSOE "renovado". Basta ver la actitud del presidente en el desarrollo de la moción de censura, que prácticamente estuvo ausente porque se sabía sentenciado.

Así que tras ponerle en bandeja el PSOE de Zapatero, el gobierno al estático Rajoy, para llevar a cabo el mayor estropicio contra las clases populares, y tras sus múltiples casos de corrupción, la sustitución era necesaria; la moción de censura, pergeñada por los que parecían sus socios –otra puesta en escena– y sentado Sánchez en el Consejo de ministros, tras las elecciones, que debían ser la puntilla para Unidas Podemos; porque Sánchez y los fraguadores aspiraban a una amplia mayoría para gobernar solo, que no llegó, volvieron a resituar la estrategia: prometer un gobierno progresista con UP, pero sin que se dieran facilidades. 

Hasta con una acción antidemocrática y carroñera, de vetar la entrada en el gobierno al que era posible socio, que naturalmente nunca contempló. Porque UP se  desangró en aquella apuesta de hacer presidente a Sánchez, pero a éste seguían sin salirle los números. Si quería un gobierno progresista como anunciaba a bombo y platillo, debía contar con la formación de Iglesias y Garzón. O, inclinarse por un gobierno con la derecha, por el que tanto empeño puso en él, aunque esos posible socios del PP y Ciudadanos de un Rivera fuera de juego, se negaron. Además, las bases que lo auparon al gobierno, no lo entendería y había que seguir con la cantinela del "gobierno progresista". 

Así estuvo Sánchez mareando la perdiz, hasta que consideró que ya habían dado suficiente cuerda, con la repetición de las elecciones, en agenda, una vez hecho el recuento, dede la noche en que no alcanzó lo deseado el golpe definitivo. La cuestión era desprestigiar a los hipotéticos socios culpándolos del fracaso de las negociaciones.

Nunca hubo negociaciones ni nada parecido para formar un gobierno de izquierdas. Así que la temida por la izquierda  metamorfosis del flamante presidente y secretario general, se mostró con descaro. 

 Y aunque mantuvo el discurso de "gobierno de izquierdas y progresista", Sánchez ya estaba en otra cosa. Ya estaba emulando al trilero de Suresnes. En ningún momento Sánchez quiso de verdad ese gobierno de "izquierdas y progresista" que decía desear, porque no sólo no hizo nada para conseguirlo, sino que hizo todo lo contrario.  Cada vez se le ponía cara de sus predecesores, Gonzáles y Zapatero, que también se autodenominaron socialistas, a pesar de que este último hizo el último minuto de su mandato ese gesto tan socialista como indultar a un delincuente banquero, amén de apoyar esa barbaridad del Art. 135, que primaba los intereses de los estafadores financieros en detrimento de los servicios sociales, acto que, dicho sea de paso  Sánchez también votó a favor siendo un desconocido diputado raso, y que Artur Mas se adelantó al saqueo de la sanidad, privatizando servicios, para que las mafias de la sanidad privada, que el siniestro Boi Ruiz representaba en el gobierno de la Generalitat. Lo que haría Rojoy, el independentista de la República del 3% y Mas, ya lo había ejecutado el patriota A. Mas.

Así que, una vez al mando, Sánchez volvió al redil. Debió comprender cuál era su papel, y se adaptó a la perfección, como sus predecesores. Sabría entonces, si es que no lo supo siempre, quiénes eran de verdad los que mandaban. Y se estaba con ellos o había que enfrentarse a ellos recabando la ayuda de otras fuerzas y apelando a los ciudadanos, víctimas seculares de las mismas. Pero eso no estaba en el guión de Suresnes reescrito una y otra vez en los 22 años de gobiernos de González y Zapatero.

Así que la sombra larga que aquel invento de Suresnes volvía a la realidad. Sánchez, que en campaña aseguraban que cambiaría la ley esclavista llamada reforma laborar, acompañada para su eficacia con la represiva Ley Mordaza, dejó de ser prioritario. Eso podía esperar ya que a los que mandan, a sus inspiradores no les podía correr prisa. 

Tras las elecciones y esos simulacros de negociación que nunca fueron para concretar el gobierno de izquierdas, recuperó lo que de verdad habían planificado: nuevas elecciones para ver si las cosas salían mejor; si Unidas Podemos se hundía, y quedaba expedito un gobierno con la derecha o con su apoyo exterior, que tanto suplicó en la "escena" de investidura. Para eso cabía una fuerte campaña culpabilizando a los morados de todos los males, campaña que se prevé terrorífica, para la que no faltarán medios, algunos con el ropaje de progres, mucho más letales que los que se presentan como enemigos, a los que se ven venir.

Los planificadores, los que de verdad deciden saben que a ellos seguro que les saldrá bien, si por un lado UP retrocede, y Sánchez sube en las elecciones. Y, si por el contrario es la derecha tripartita, ahora con el aditivo franquista puro presente, también podrán celebrarlo. 

Porque para los que planifican, los que no dan puntadas sin hilo, su mejor cosido es precisamente este: un gobierno de Casado-Aznar II, con el desnortado Rivera, el que quiere liderar la derecha, ayudando al PP a su consolidación, y los nostálgicos de Vox, sería extraordinario para seguir despojando a las clases populares de los derechos conquistados en más de un siglo de luchas, dictadura fascista mediante. 

Pero la planificación llega mucho más lejos. Entra en escena el fenómeno Errejón, que no es nuevo. La operación Más Madrid fue el primer tiempo, paso para que UP se desangrara, y de rebote la derecha reconquistara el Ayuntamiento, y la Comunidad se mantuviera en sus manos. Eso lo hizo Errejón, tan  loado por los medios, cuando éste era candidato a la Comunidad de Madrid de UP, sin previo aviso. Fue el primer asalto. 

El segundo se acaba de producir. También en su día hubo analistas que situaban al hoy loado Errejón en el PSOE. De hecho ya anuncia que dará sus votos para un gobierno del PSOE "gratis". Eso ya sabemos lo que significa. 

La operación "acabar con UP", como todo, no es una improvisación. Hace mucho tiempo que está en marcha, sólo era necesario que se dieran las condiciones  óptimas. Y las creó Sánchez con el boicot a un gobierno progresista. Y no sirve decir que el obstáculo es Iglesias o cualquier otro dirigente que no caiga bien al Poder. El objetivo, simple y llanamente es anular una izquierda que no sea dócil.  Ese papel es el del PSOE desde Suresnes –entonces con el PCE como objetivo–,  y para rematarlo aparece Errejón con todos los aditivos, que al fin y a la postre puede ser un satélite de Sánchez.

Así que sólo cabe que la gente entienda el mensaje: Sánchez y sus estrategas, son los muñidores de la repetición de elecciones. En un país con amplia trayectoria democrática, Francia, por ejemplo, la reacción de los ciudadanos sería demoledora para Sánchez –recordemos que Hollande, del PSF, pasó de mayoría absoluta a la insignificancia–. En España eso está por ver. 


Pero, no es que en Podemos las cosas sean idílicas, que nadie pretende. Pero que un partido que nació como impulsor de las clases oprimidas, sean hoy los valedores del fascistoide procés emprendido por la derecha corrupta catalana, induce a que todo hijo de vecino piense que, o bien la creación de Podemos es otra trampa de los poderosos, para amoldar sus intereses a los tiempos, o bien que tanto politólogo presumiblemente  de izquierdas,  se saltaron algunas clases de marxismo, aquellas precisamente que hablan de la lucha de clases. Porque no se puede entender, que sea precisamente, quien no hizo lo que debía, esto es crear organización para armar el naciente partido, sino que se alíe corrosivamente con el nacionalismo, es decir, el germen del fascismo. Y no entiendan que la derecha catalana, como la derecha española, es la enemiga de clase. Que en las listas electorales de Podemos hayan personajes  cuyo discurso sea parejo al de la derecha reaccionaria y corrupta del procés, es esquizofrénico. Como lo es que consideren de izquierdas, a (Esquerra) ¿Delirio, ignorancia, colaboracionismo, interclasismo

Ubaldo 

miércoles, 15 de mayo de 2019

UNA VERDAD CONOCIDA, E INCOMPRENSIBLEMENTE IGNORADA



Que ERC es un  partido de derechas, de extrema derecha, lo sabe todo el que tenga ojos, oídos y tenga un mínimo interés por lo que acontece en mi tierra. El partido que antes de la guerra hizo coalición con Estat Catalá, de estética fascista;  El que daría un golpe a la democracia, que costó 46 vidas. El que, durante la dictadura jamás los vimos defendiendo a las clases populares, jamás los vimos colaborar para defender de los atropellos del franquismo a los trabajadores; jamás estuvieron en un conflicto laboral apoyando  despedidos, e incluso detenidos a raíz del conflicto laboral, cuya lucha de los trabajadores que entonces era heroica. No hicieron nada para apoyar a los que luchaban contra la burguesía, coherentes con su ideología reaccionaria. 

Llegadas las libertades políticas, el racista y xenófobo Heribert Barrera (tan parecido a otro que padecemos en la actualidad), secretario general de ERC, único diputado en el Parlament de éste partido en la primera legislatura, pudo haberle dado el gobierno a la izquierda, pero prefirió dárselo a la derecha, a los suyos, al Padrino Pujol, el que sería, el mayor fraude que jamás haya habido de un mediocre político y un  brillante cacique.

Hemos visto la unión  de ERC con la derecha ladrona, la de los recortes salvajes. Siendo vicepresidente del gobierno catalán, en plenos recortes, Junqueras, impidió que se reprobara en el parlament a un siniestro personaje,  conseller de Sanidad, cuyo encargo era privatizar sectores de la Sanidad Pública, para que sus amigos, las mafias de la Sanidad Privada, hicieran negocios con dinero público. Nunca sabremos los sufrimientos, las muertes, que aquellas políticas causaron a la población más vulnerable, de esa derecha de la que es parte integrante ERC; Con esa derecha que se inventó una fuga hacia adelante con el llamado "procés", para ver si podía eludir la acción de la Justicia, ya inminente, por las investigaciones que hacía años iban haciendo la policía y los fiscales contra los amos de lo que consideran Cataluña su finca particular. 

Los reaccionarios de la ultraderecha mal llamada Esquerra, ERC, impidieron que mucho dinero necesario para los servicios públicos de los catalanes, pudieran llegar, cargándose los presupuestos y haciendo caer  el gobierno de Sánchez, llevando a la convocatoria de elecciones. A ellos les da lo mismo, porque su objetivo es  eso tan reaccionario, como el patrioterismo.

Ahora, el beato Junqueras, ungido como gran papa de su Iglesia –se proclamó católico frente al juez, quizá pensando que de esa manera éste lo iba a perdonar, al más puro estilo franquista, y acorde con la derecha, de misa habitual.
Después, muy en su línea fascistoide, de CONTRA PEOR MEJOR, deciden no apoyar a Iceta como senador autonómico, sólo por venganza infantil, lo que da una idea de la moralidad y talla política de esta gente; lo que en buena lógica no es más que un trámite, ya que  el senador designado por un partido no lo pueden evitar porque le pertenece, por más que este grupo de la extremaderecha quiera hacer ruido para mantener en activo a los fanatizados fieles de su Iglesia, e imitar en el ridículo a la marioneta de  Cocomocho de Flandes.

Las evidencias de que Esquerra republicana es un partido ultra, de derechas, son apabullantes, por más que algunos Charnegos acomplejados, serviles e indocumentados, o arribistas (Rufián, ni en sus mayores delirios de noches locas, hubiera soñado jamás pasar de ser un mero bronquista de verbena de su barrio de santa Coloma, a bufón de la derecha en el congreso; y a tener un sueldo impensable), miren para otro lado o apoyen los desvaríos por intereses espurios de una burguesía desbordada y decimonónica.  

Así que ya va siendo hora, y lo digo por Podemos e IU, o los Comunes, e incluso el PSC de Iceta, que coquetea con el nacionalismo, porque lo lleva en los genes, el que acaba de recibir una coz de los ultras, mal llamados Esquerra, de que sitúen a ese grupo ultra donde le corresponde por su ideología, por su trayectoria y sus reiterados comportamientos. No en una ocasión, sino a lo largo de toda su historia: en la ultraderecha. Y no olvidemos que en esta legislatura, habrá por lo menos dos grupos ultras en el Congreso, como mínimo. Uno es ERC.

Ubaldo

sábado, 9 de marzo de 2019

EL 8 DE MARZO, Y EL LIBERALISMO DE RIVERA-CASADO



En primer lugar, el 8 de marzo es la conmemoración de los asesinatos llevados a cabo por unas clases sociales contra unas mujeres que reivindicaban mejor trato y condiciones de vida. Y los responsables de aquellos asesinatos, representan políticamente a las mismas clases sociales de la derecha de hoy. Eso no ha cambiado. 

Durante muchísimos años el 8 de marzo –como el 1º de Mayo, otra fecha en la lucha de los trabajadores–, fue una lucha de alto riesgo en la mayoría de los países; y no digamos en España tras el golpe de Estado católico-fascista del 36 y su consiguiente régimen de terror impuesta por los vencedores. Así que la derecha española, catalana incluida, nunca ha sido democrática. Y no da un paso, si no es obligada por los acontecimientos, para defender los derechos de las mujeres; sino que es el intento de apropiarse o minimizar el movimiento feminista imparable, ante los hechos incontestables de que la mujer ya no se deja manipular y está dispuesta, organizándose, a defender la igualdad en todos los terrenos. 

Es lógico que los representantes de los partidos que proceden y sintonizan con los explotadores de siempre, pongan pegas a unir sus fuerzas para que lo que está en la calle, en la sociedad, y es justo, salga delante. Y lo hagan con el peregrino argumento de que se "habla  de otras cosas en los llamamientos de las mujeres a las manifestaciones del 8 de marzo". Diciendo que el llamamiento, estaba politizado. 

¿Pero hay algo que no esté politizado? ¿Se puede salir a la calle a protestar  contra unas injusticias sin señalar a sus culpables? Cuando el alumno aventajado del belicista Aznar, servidor del terrorista Bush en sus guerras de expolio, Pablo Casado dice que en los llamamientos se habla de "capitalismo", y por lo tanto no es neutral, ¿sabrá algo este hombre de lo que habla? Claro que se habla de capitalismo, y claro que está politizado, porque son las políticas criminales del capitalismo las que convierten en personas de segunda categoría a millones de seres humanos, principalmente a las mujeres.

Y sólo con unas políticas de pleno compromiso, que jamás aceptarán los representantes de la derecha reaccionaria, como Casado y Rivera, favorecerán que la desigualdad acabe. Porque ambos representan intereses enfrentados a los de la ciudadanía, y claro, a los de las mujeres. 

Los intereses de los amos de esos dos políticos de la derecha, se dan de hostias con los intereses de las mujeres que valientemente, contra viento y marea, siguen adelante con sus luchas. Y la exhibición que pueden hacer presentando un grupo de mujeres como “feministas liberales” es una de las falacias que debiera avergonzarlos, y engaños a los que la derecha nos tiene acostumbrados.

Casado, desde el primer momento ha ido a cara descubierta por sus orígenes ideológicos como defensor de los poderosos, y cada vez más escorado a la ultraderecha. (No hay que olvidar que él estuvo junto a Rajoy cuando convirtió a millones de trabajadores en esclavos, en particular mujeres, con su golpe de la contra reforma laboral, que tan contentos la recibieron los explotadores). 

Rivera, exactamente igual, sólo que intenta, al tiempo que defiende a sus amos del poder económico, aparentar otro talante que, en acontecimientos como el del 8 de marzo, pero no solo en eso, sino en todas las decisiones  políticas que toma, se le cae el discurso. Y tienen que hacer encajes de bolillos para que cuele, sobre todo, porque antes decía ser socialdemócrata, "antes de ver La Luz", de que sirviendo a los millonarios y poniéndose la etiqueta de "liberal", le podía dar más réditos para los que sirve. Rivera, que jugó un buen papel enfrentándose a la derecha de sacristía catalana, hoy no deja de ser uno más de los peones de los muchos que fabrica y desechan los poderosos cuando les conviene, si no cumplen sus expectativas.

Y es curioso que este hombre, Rivera, cada vez más disparado e impertinente con el lenguaje, en su papel reaccionario, –“el Podemos de derechas” lo llamó Josep Oliu–, utilice impúdicamente el nombre de Clara Campoamor, por denominarse ella liberal. Porque en nada se parece el liberalismo de la señora Campoamor con el salvajismo de los que hoy se llaman liberales y que Ciudadanos defiende.  

La señora Campoamor luchaba en aquel contexto, por la libertad de las mujeres. En el que un cerril decimonónico pensamiento machista persistente, negaba. La señora Campoamor luchaba por ampliar las libertades, que en el tiempo que le tocó vivir, eran muy limitadas para las clases populares, pero principalmente para las mujeres. Lo que la República  empezó a enmendar; y hubiera llegado lejos, de no haber dado el golpe de Estado, las castas parásitas, que en materia de derechos –y podemos decir que en todo lo que representara avances sociales– nos transportó al medioevo, en el que la Iglesia, siempre dispuesta a poner palos en las ruedas de la Historia, salió tan beneficiada.

Estos “liberales”, de los que habla Rivera, no son ni más ni menos, que servidores del gangsterismo financiero, expoliador de lo público para enriquecer a unos pocos a costa de la inmensa mayoría. Ellos, utilizando el bello nombre de la libertad, “liberal”, en realidad defienden todo lo contrario. Hablan de libertades en el terreno de la economía, sin control para que el poder económico, tan liberales ellos, puedan arruinar a millones de personas y llevarlas hasta la desesperación. Esa libertad que esgrimen, es la que permite que cientos de miles de familias sean expulsadas de sus casas, para enriquecer a unos cuantos buitres, sin que el Estado, pueda equilibrar tal injusticia, todo lo contrario, los gobiernos son sus servidores. Hablan de libertad de prensa, pero que ésta esté en sus manos, porque nadie más que los muy ricos, pueden hacer periódicos  o canales de televisión,  para dar sus mensaje que dome a la ciudadanía para que defienda, consciente o inconscientemente, los intereses de los poderosos, que poco a poco, sin pausa, se van quedando con todo. Y ahí, Rivera, Casado, Puigdemont, Mas o Junqueras, Urkullu, tienen un papel principal.  A eso que Rivera llama liberalismo, las gentes sencilla, víctimas del mismo, simplemente lo llama gangsterismo, robo, expolio de los débiles. Cuando no, terrorismo financiero.

Ubaldo


miércoles, 2 de enero de 2019

LA OFERTA DE SÁNCHEZ , LO DE SIEMPRE


En la entrevista que le hacen en La Vanguardia a Pedro Sánchez tras la complicada jornada del día 21, con Consejo de Ministros incluido, el presidente del Gobierno dice algunas obviedades, y deja bastantes incógnitas. 

Es obvio que toda solución ha de venir desde  dentro la Constitución, la que vienen saltándoselas los golpistas de la derecha catalana, desde hace muchos, muchos años, no de ahora. Lo de ahora no son más que los lodos de aquellos polvos, acumulados por las negligencias de todos los gobiernos, que nos abandonaron a los catalanes que no comulgábamos con la casta independentista.

Dice el Presidente que “hay que establecer espacios de diálogos”. ¿Y quién no estaría de acuerdo, en principio, con esa propuesta?

El problema radica en que a los interlocutores, a los de la república del 3% de los 8 segundos, sólo les interesa mantener la ficción para justificar la tensión. Y no se puede dialogar con quienes permanentemente, e incluso tras una reunión de supuesto diálogo, inmediatamente siguen voceando, mitineando, contra ese mismo dialogo; desmienten cualquier acuerdo posible. 

Porque no es posible ponerse de acuerdo con quienes  son desleales a la ley; justifican cualquier cosa para seguir con el estéril y reaccionario procés, sin que, hasta el momento, haya habido alguien con sentido común que les diga a los golpistas que eso no tiene salida. Y a los creyentes, esos beatos de fe inquebrantable de la república de los ocho segundos, que los han engañado.

Pero en las propuestas que hace Pedro Sánchez en la entrevista hay una que es para ponerse a temblar, desde el punto de vista democrático, una vez más. El presidente dice en La Vanguardia que “una reforma del Estatuto  podría ser una solución”.  

¿Qué tiene de innovación un nuevo estatuto para los que no han respetado el actual ni la Constitución?  ¿Qué tiene de solución hacer exactamente lo mismo que se ha venido haciendo con los chantajistas de la derecha catalana, desde  el minuto uno en que el capo dei capo Pujol ocupó la presidencia, gracias, hay que decirlo, al voto del xenófobo Heribert Barrera, a la sazón jefe del partido que se hace llamar Esquerra?

A la derecha nacionalista se le ha concedido todo cuanto ha pedido y más para que su permanente chantaje siguiera adelante. Se le han dado competencias a sabiendas de que era pan para hoy y conflicto para mañana. Entre otras cosas porque por cada cesión, cada “competencia cedida”, era un arma cargada para combatir a los que esta derecha carlista considera sus enemigos, entre éstos a más de la mitad de su población catalana, a los que ignoran, cuando no desprecian.

Con toda la buena fe, y una gran dosis de necesidad de Sánchez para que los chantajistas le aprueben los presupuestos, lleva al presidente a decir algo que difícilmente los independentistas van a aceptar, sin más. Éstos se saben derrotados, por más que su brigadas de asalto de señoritos, hijos de la burguesía, la misma que apoyo el golpe franquista y la dictadura, la líen, al más puro estilo de bronquita de verbena, pero con peores consecuencias para los ciudadanos.

Es posible que acaben aceptando una componenda de estatuto, es posible. Pero eso será para ganar tiempo, nada más. Para que la beatería de su clerecía independentista, siga obedeciéndolos y en la barricada. Haciéndole  a los amos un favor para que no se hable de los recortes que continúan, y de las miseria de sectores de la población, mientras se derrocha dinero en delirios de emperadores patrioteros.

 Y a la derecha nacionalista lo que hay que hacer es derrotarla, por reaccionaria. Y, ni Rajoy primero, ni Sánchez  ahora, (ni por supuesto los anteriores presidentes), van por ese camino. Hacen falta políticos de Estado. Y no se vislumbran en el horizonte. Y ante este panorama, le ponen la alfombra a todo tipo de demagogos y oportunistas de la extrema derecha, con los que los del procés tan bien se llevan en Europa. De hecho son con los únicos que se relacionan.

Ubaldo





lunes, 31 de diciembre de 2018

EL SOS


La soflama de fin de año del carlino huido a Flandes a través de su ninot, huele más  un SOS que a otra cosa. El llamado procés lo emprendió la derecha catalana para tapar sus corrupciones y sus escandalosos recortes de los servicios públicos a las clases más vulnerables, sobretodo tras el 15-M, que los dejaba fuera de juego.

Tras el fracaso de todas las aventuras de ocultación, de mentiras a sus creyentes debieron haber reconocido que todo había acabado, que lo del viaje a Ítaca y helado y postre para todos al día siguiente, era una fábula. Pero eso los hubiera puesto a los pies de los caballos de todos los manipulados por la propaganda de sus medios, por donde se pasea el espíritu de Goebbels.

Además, tras el inicio del procés, descubrieron algunos de sus componentes de la algarada, desde sus mullidos sofás de burgueses, que además de tapar sus corrupciones y desmantelar la protesta social del 15-M, les servía para emprender múltiples negocios, objetivo principal en sus aspiraciones.

Como en las más añejas costumbre religiosas medievales, encontraban negocio en toda clase de símbolos patrioteros; fueran la venta de esteladas, escudos de solapas, kilómetros de lacitos y camisetas a renovar continuamente, y toda clase de símbolos, que alimentaban el fuego de la olla del fanatismo independentista. 

La nómina de martirológios, abría el abanico de la venta de todo tipo de reliquias, que proporcionaba a los muy espabilados de la secta todo tipo de negocios para las Cruzadas que –les decían a sus creyentes– emprendidas contra el infiel del Estat Espanyol –no hay que mencionar por su nombre al Maligno–, y sobre todo contra más de la mitad de los catalanes herejes que no aceptan la Verdadera religión, que imparte desde Flandes, su santidad el falso Papa Puigdemont –el verdadero sigue siendo banquero Pujol al mas puro estilo borgiano–, y la aplican sus fanatizados y subvencionados monjes.

El de Flandes, les diga lo que les digan a sus creyentes, lo que pide con sus mitin y soflamas es que se le aplique el 155 ya. Pide ayuda al gobierno con urgencia, pero que no se note. Porque de lo contrario se verán obligados a ser ellos los que les tengan que confesar a sus múltiples fieles engañados, que creyeron en el paraíso prometido, y un asiento a la diestra del dios Puigdemont –o de Pujol revifat, ya salvado de sus pecados–, que su dios no existe. Que todo ha sido un engaño prolongado en el tiempo y agudizado por las ansias de negocios de los protagonistas; que todo ha acabado porque calcularon mal y  que se les ha ido de las manos. Y que sus brigadas de señoritos del asalto de carreteras y quema de mobiliario urbano, se han adueñado del cotarro. Y como buenos burgueses no les gusta la algarada si no la dirigen ellos, y la paran cuando les conviene, si el negocio peligra.

Necesitan que sean otros quien les saquen las castañas del fuego y los salve de sus desvaríos, para quedar ellos, la derecha nacionalista corrupta, por enésima vez, como “víctimas de la opresión”. Así podrán seguir alimentando el fuego que les permite mantener el cirio encendido.

Por eso creo que es mucho mejor que no haya prisa en aplicar el susodicho 155, que habrá que aplicar. Y que si el huido carlin persiste en ordenar a su ninot que mantenga la tensión, mientras él lo ve partiéndose de risa desde la mansión de Waterloo, es por debilidad y desesperación. La fuga hacia adelante es una llamada a la desesperada para mantener la parroquia que se desmorona.

El SOS lanzado por el reaccionario Puigdemón, tiene doble destinatario: uno a sus creyentes para mostrarles la  firmeza que no tienen; y otro al gobierno para que lo saque del atolladero, sin que tenga que confesar sus mediocridades aventureras a los miembros de su Iglesia que ya han entrado en un desesperado estado cismático.

Como todas las Iglesias, necesitan sus mártires. Y si no existen, se los inventan. De otra manera carecerían de interés. Mártires, que como siempre, intentarán que sean otros, no los capirotes. Incluso empujándolos al martirio; después ya ellos los harán víctimas y los meterán en el santoral independentista de la derecha catalana, real o inventado. Pero ahora necesitan que alguien, por favor, les eche una mano para no ser calificados de traidores. 

Ubaldo

viernes, 28 de diciembre de 2018

LA DERECHA ESPAÑOLA, NUNCA HA SIDO DEMOCRÁTICA



(Agustina Álvarez ha enviado una carta a la fundación que lleva el nombre del dictador)

La derecha española históricamente no ha sido democrática. El hecho de que aquella, entonces, burguesía perezosa no hiciera su revolución cuando llegó su hora, cuando las grandes convulsiones en el siglo XIX por las que atravesó España; y que, pasado el tiempo tras la corrupta monarquía borbónica apoyara contra la II República el golpe de Estado que daría para retrasar el reloj de la historia, confirmaba el poco deseo que nuestra burguesía tenía en avanzar con los tiempos que ya vivía Europa. Siempre prefirió su alianza con la vieja España parasitaria, aristocrática y medieval, con la Iglesia más retrógrada de toda Europa, quizá con la excepción de Polonia, antes que asumir su responsabilidad como fuerza, a la sazón objetivamente revolucionaria y transformadora. El temor a las clases populares, al proletariado creado por ella misma, le hizo ahondar en el conservadurismo de la peor especie.

Lo que la mayoría de países de Europa hicieron, de una u otra forma, tras la Revolución Francesa, en España, las clases dominantes lo combatieron; se opusieron a la modernización, ignorando su propios intereses de clase del futuro. Prefirieron seguir amarrados a las tradiciones, que avanzar en la civilización.

Así que es de pura lógica todo lo que vino después de que la burguesía española pactara con la aristocracia. De ahí vino atacar a la República, burguesa, no se nos olvide, la última ocasión que tuvo para sacar del atraso secular a España junto al resto de Europa, y prefirieron el fascismo antes que la democracia. 

Cuando Hitler invadió Europa, en la mayoría de los países gran parte de la burguesía orientó a coger las armas contra el fascismo. En España, la burguesía era el fascismo. Al igual que en el Antiguo Régimen prefirió aliarse con la aristocracia y con la Iglesia, defensores de los privilegios de unas castas ya salidas de la Historia; y durante la dictadura también prefirieron el negocio inmediato y suculento antes que defender la democracia.

Esas, entre otras muchas, son las razones por las que hoy la derecha renquea tanto a la hora de tomar decisiones inequívocamente democráticas y no rompa con el pasado siniestro de su propia historia colaboracionista y protagonista con la dictadura. 

Que tras más de cuarenta años de la muerte del dictador, que murió en la cama, no empujado por esas fuerzas burguesas que pudieron haberlo hecho, sigan existiendo homenajes a los golpistas y su dictadura lo dice claro. De haber sido una burguesía con amplias miras, como hicieron en otros países de Europa, debió haber sido ella la que liquidara la dictadura que propicio y sostuvo para evitar el sufrimiento de nuestro pueblo, en primer lugar; pero si eso no era acicate para ellos, más atentos a sus negocios, sí debía haberlo sido la transformación de España en una sociedad moderna, en lugar de permitir el anquilosamiento de sus estructuras con la larga dictadura, aunque esta les proporcionara pingües beneficios por la esclavitud de los trabajadores, sin derechos. 

En Francia, fue la derecha –la izquierda nunca ha gobernado, ni en el vecino país ni por supuesto en España, aunque hay algunos despistados que lo creyeran– la que establece el laicismo del Estado a principios de Siglo XX, soltando amarras con el idiotismo religioso. En esa época la burguesía española seguían en otra era; la monarquía española absoluta, con una Iglesia todopoderosa, seguía anclada en la Edad Media. En algunas zonas de España, literalmente.

En Alemania, tras la derrota del fascismo, las clases dirigentes alemanas tuvieron sumo cuidado en que no se le identificara con el pasado criminal del nazismo, a pesar de que fue plenamente colaboradora con él. De hecho sin su concurso jamás habría llegado Hitler al poder. Pero esa burguesía sabía que necesitaba lavar su siniestro pasado. Nada que ver con lo que hizo la derecha española al llegar la democracia, e incluso hoy mismo, como sabemos, sigue sin disimulo defendiendo lo que representó la dictadura y su caudillo.

En España la derecha se sigue oponiendo a que le sean retirados honores a los golpistas y sobre todo al dictador. Siguen habiendo decenas de miles de asesinados en las cunetas. Eso en un país de Europa, sería impensable. Lo que hizo la clase dirigente europea, jamás le ha pasado por la cabeza a los dirigentes de la derecha española. Siguen defendiendo los privilegios de la Iglesia colaboradora con el golpe y la dictadura. Y la vergüenza de que el dictador tenga un mausoleo, que en otros países habría sido esa misma derecha la que, inteligentemente habría decidido solucionarlo, democratizándose así misma, y no creando todo tipo de problemas para obstaculizar la exhumación del dictador. 

Ni a la familia de Hitler, de Mussolini ni de Salazar le preguntaron dónde querían que estuvieran los restos del dictador. Sencillamente lo decidió el Estado; como debe ser tratado un asunto de esas características. En España los leguleyos tienen amplio campo de acción, tanto por la pusilanimidad de unos, que habiendo gobernado 22 años carecieron de interés porque no debieron considerarlo importante, a pesar de llenarse la boca de socialismo; y del empecinamiento de los defensores del dictador, que no pierden ocasión en mostrar sus querencias por el golpista. Lo que encabeza este escrito sobre una alcaldesa del PP, sólo es un ejemplo.

Así que no hay que extrañarse que ante la aparición de un partido de ultraderecha –hay que analizar qué ha hecho mal la llamada izquierda para que así sea–, desprendido de la casa madre del PP, no tengan inconveniente en lavarle la cara al mismo, sin ningún pudor. Y acepten gobernar con su apoyo. Lo que deja claro que el PP mantienen sus esencias reaccionarias, sin disimulo. O que la otra derecha, Ciudadanos, le siga, para poder desalojar al PSOE de Andalucía, sin que sean conscientes de que el pan para hoy de los votos envenenados de los que quieren volver al pasado, puede ser hambre para mañana, que sin duda lo pagarán. No se puede compartir mesa y mantel político con la ultraderecha racista y xenófoba para lograr sus votos, al tiempo que a  otro racista y xenófobo se le considera enemigo de la democracia, porque así es. Ambos lo son, ambos son la derecha antidemocrática. La incoherencia de Rivera lo ha dejado desnudo ante la realidad. Tanto tiempo hablando de regeneración democrática para llegar a esto.

Mientras en Europa los partidos de derechas democráticos tratan de hacer alianzas con otros partidos para evitar que la ultraderecha tenga poder de decisión, con un cordón sanitario, en España, como pasó en el pasado, son los partidos de la derecha que así misma se llama democrática, la que se apoya en ellos. Seguramente porque no hay tantas diferencias entre ellos. En el fondo, la pose democrática de la derecha española, “civilizada”, no es más que oportunismo. 

Gobernar gracias a partidos ultrarreaccionarios, retrata perfectamente a los partidos que lo hacen posible. El discurso programático de la ultraderecha es más que suficiente para que todo demócrata mire al futuro y no al momento actual que puede facilitarle gobernar, a cualquier precio, facilitándole el lavado de cara, y evite todo contacto con los que quieren regresar a los años negros.  

El objetivo de Rivera era echar al PSOE, a cualquier precio. Y está en su derecho. ¿Pero, vale la pena echar al PSOE para poner al mayor partido corrupto de Europa? ¿No hay otra alternativa que caer en brazos de los ultras?  Rivera ha llegado demasiado lejos en su conversión por la derecha.

Porque en esto, quienes saldrán peor parados a medio plazo, serán Ciudadanos que, aunque últimamente se ha escorado a la derecha para competir con el PP, sus propuestas parecían ir por otro camino. Hoy vemos que no. Parece que los amos de verdad, han decidido lo que ha de ser cada formación política. Y ya sabemos lo que será Ciudadanos. Hay líneas rojas que ningún partido democrático puede traspasar. En Andalucía lo  acaban de hacer. 

Ubaldo



miércoles, 26 de diciembre de 2018

¡LA REPÚBLICA (del 3%) NO EXISTE, IDIOTA!



El baño de realidad que en pocas palabras le dio un Mosso  D´esquadra a un talibán  seguidor de la farsa en que la derecha corrupta catalana ha metido a los ciudadanos de nuestra tierra, es de puro sentido común. Dice el brigadista del procés que él es funcionario y le pide a otro funcionario, el mosso, más centrado y con sentido común, que la república (la del 3% y Mas y sus recortes) no existe, ¡idiota!

Siendo demoledora la respuesta que el mosso hace al creyente de la inventada religión por la derecha expoliadora catalana, del prometido paraíso, lo preocupante no es que los fanatizados brigadistas de los neumáticos, los cortes de autopistas, los escaparates rotos, contenedores ardiendo y demás mobiliario urbano, no despierten del narcotizado estado en el que se encuentran. Que no se den cuenta de que los vienen engañando con promesas, no sólo irrealizables, sino que ellos, los promotores, son los primeros que lo saben, pero que son incapaces de decirles la verdad a sus seguidores, porque los correrían a gorrazos por tanta mentira para tapar sus corrupciones. Que para eso Artur Mas se puso delante de la pancarta del independentismo, para tapar los recortes que tanto daño han hecho a los ciudadanos, para enriquecer a unos cuantos, privatizando servicios de la Sanidad. Para, de hecho, desmovilizar el 15-M, como ya lo hiciera la burguesía, a principio del Siglo XX, ante el auge del movimiento obrero. Nada nuevo. Pero hay que ser creyente para tragarse todas las mentiras, y viniendo de la boca de personajes tan limitados. 

Lo que más llama la atención es que el Conseller de Interior, el antiguo guardián de discotecas, ha abierto una investigación para identificar al mosso. Y lo que debiera ser para felicitarlo por cumplir con su trabajo, resulta que huele a represión por poner en cuestión los delirios de unos cuantos señoritos de la parte alta de Barcelona y de la Cataluña decimonónica carlista profunda. 

Y es para ponerse a temblar, lo que le sucedería a este funcionario en caso de que la república virtual y onírica del antiguo portero de discoteca fuera efectiva. En tal caso la purga que pedía el xenófobo y racista valido del huido a Flandes habría sido un juego infantil comparado con lo que la dictadura con todos los poderes en las manos del President; que decidiría quienes serían los jueces juzgadores; y la suerte del funcionario rebelde, en caso de que le dieran la oportunidad de recurrir. Lo dicho, para ponerse a temblar. Pue sería más la dictadura talibana sin control que la Arcadia feliz que prometen. 

¡Y Sánchez habla de diálogo, cuando no dialogan con la mayoría de los catalanes contrarios a sus delirios!


Ubaldo